Noticias y Orientación

shutterstock_142778230 (1)

Maneje la volatilidad del mercado

Recientes bajas en diversos índices de mercados han puesto a prueba la confianza del inversionista. Aunque es natural sentir cierto malestar ante esta navegación inestable, el saltar de un barco robusto sería insensato. Como en otros medios de comunicación, los medios financieros están sujetos a clasificaciones o (“ratings”) y el sensacionalismo hace subir las clasificaciones (“ratings”). A continuación le presentamos 4 consideraciones claves para mantenerse en línea con su objetivo:

  • Imprevisibilidad de los mercados y el ruido en los medios
  • Futilidad de anticipar el mercado
  • Mantenerse en el plan y la recompensa de mantener la calma
  • Importancia de la diversificación y de buscar la ayuda de su asesor

Los mercados son impredecibles y no siempre reaccionan en la forma que predicen los expertos. Si dichos expertos tienen tanto conocimiento y convicción de que el mercado no presenta precios justos en ese momento y siguieran su propio consejo, ¿no deberían ellos y sus seguidores estar vendiendo, en vez de meramente “cortar un poquito aquí o allá?” Mejor es seguir el consejo de G.K. Chesterton: “Estoy de acuerdo con el irlandés realista que dijo que prefería hacer profecías luego de que pasara el evento”.

Las bajas en los precios significan que los precios han sido descontados para reflejar mayor riesgo, que también significa que se anticipan rendimientos más altos. Los titulares que alegan que los inversionistas están deshaciéndose de sus acciones son falsos. Cuando alguien vende, alguien tiene que comprar, y con frecuencia son los inversionistas disciplinados a largo plazo. El estar pendientes a cuándo abordar el mercado no funciona. Las recuperaciones pueden ser repentinas al igual que los descensos. La inversión requiere disciplina y paciencia: ¿por qué pagar por riesgo si no va a estar ahí para la recompensa?

Cuando la Apolo 13 informó a Houston que tenía un problema, la mayoría en el Control de la Misión sintió pánico y sin esperanza al comprender la magnitud de la crisis que confrontaban. Pero un hombre, Gene Kranz, Director del Control de la Misión en ese entonces, se negó a aceptar derrota y respondió: “El fracaso no es opción”. Lo que pasó desapercibido es que no había nada en la solución que el equipo no tuviera ya, excepto el enfoque en trabajar para superar la crisis. Esta corrección reciente nos presenta una oportunidad similar. Si ya tenía un plan trazado, antes de reaccionar a los instintos o los titulares, pregúntese lo siguiente:

  • ¿Han cambiado mis objetivos?
  • ¿Ha cambiado mi horizonte de inversión?
  • ¿Estaba mi cartera pobremente diversificada?

Si la respuesta es no, entonces no hay razón para abortar la misión. Por el contrario evite tomar decisiones basadas en emociones y reacciones instintivas que resultarán en consecuencias no intencionadas como la pérdida de valor del capital. Esto no significa que se trata de una labor fácil porque el no hacer nada también puede parecer ingenuo o ridículo. Reúnase con su asesor y vea si hay oportunidades de como re balancear su cartera, pero de otra forma, manténgase en curso. El mantenerse con inversiones recompensó a clientes durante la crisis del 2008-2009. Los inversionistas que buscaron el efectivo experimentaron pérdidas y ninguna recompensa.

Los bonos han servido típicamente para contrarrestar el riesgo de las acciones y ayudar a preservar el capital. Cuando los mercados de capital disminuyen, los bonos de alta calidad tienden a tener éxito, por lo que su asesor debe mirar el ingreso fijo de su cartera y determinar si necesita aumentar la calidad. La clave es la diversificación. Asegúrese de que haya verdadera diversificación en vez de diversificación ingenua. La búsqueda de rendimiento por lo general resulta en una diversificación pobre y consecuencias no intencionadas.

Imagen Inversiones

Usted necesita un mentor y guías para ayudarlo a navegar por tormentas de emociones asociadas con los ciclos del mercado y evitar reacciones excesivas. Los inversionistas que tenían un plan y se mantuvieron en él por lo general salieron mejor que los inversionistas que meramente reaccionaron a sucesos. Usted necesita la objetividad, experiencia y estabilidad de su asesor de confianza cuando la ansiedad se apodera de uno..

Con la ayuda de su asesor, enfóquese en lo que puede controlar:

  • Cree un plan de inversión que se ajuste a sus necesidades y tolerancia al riesgo
  • Diversifique ampliamente
  • Disminuya los gastos y la rotación de su cartera
  • Minimice los impuestos
  • Establezca expectativas realistas
  • Manténgase en su plan