Noticias y Orientación

AdobeStock_288519746 - volatility

La reciente volatilidad del mercado

Aunque mantener la calma durante una caída sustancial del mercado puede ser difícil, es importante recordar que la volatilidad es un aspecto normal de las inversiones.

En días recientes, el aumento de la volatilidad en el mercado de valores ha dado paso a un despunte en la ansiedad que experimentan muchos inversionistas. Aunque mantener la calma durante una caída sustancial del mercado puede ser difícil, es importante recordar que la volatilidad es un aspecto normal de las inversiones. Además, para los inversionistas a largo plazo, reaccionar de manera emocional ante los mercados volátiles puede ser más perjudicial para el rendimiento de la cartera que el descenso en sí.

 

Descensos dentro del año

La Gráfica 1 muestra los rendimientos del año calendario para el mercado de valores de los Estados Unidos desde el 1979, así como los mayores descensos que ocurrieron en un año determinado. Durante este período, el descenso promedio anual fue de alrededor del 14%. Aproximadamente la mitad de los años analizados experimentó descensos de más de un 10% y alrededor de un tercio tuvo descensos que sobrepasaron el 15%. A pesar de las caídas sustanciales dentro del año, los rendimientos del año calendario fueron positivos en 33 de los 40 años examinados. Esto demuestra cuán comunes son los descensos del mercado y lo difícil que es predecir si un gran descenso dentro del año resultará en rendimientos negativos para todo el año.

 

Reaccionar afecta el rendimiento

Si uno intentara elegir el momento exacto para evitar las pérdidas potenciales asociadas con los períodos de mayor volatilidad el mercado, ¿esto ayudaría o afectaría el desempeño a largo plazo? Si los precios actuales del mercado reúnen la información y las expectativas de los participantes del mercado, los precios erróneos en las acciones no pueden explotarse sistemáticamente eligiendo momentos precisos en el mercado. En otras palabras, es poco probable que los inversionistas logren determinar momentos precisos en el mercado, y si lo logran, más bien puede haber sido cuestión de suerte que de habilidad.

Para complicar aún más la posibilidad de que el momento exacto el mercado se sume al rendimiento de la cartera tenemos el hecho de que una proporción sustancial del rendimiento total de las acciones durante períodos largos proviene de solo un puñado de días. Dado que es poco probable que los inversionistas puedan identificar de antemano qué días tendrán rendimientos fuertes y cuáles no, es probable que la estrategia prudente sea conservar las inversiones durante los períodos de volatilidad en lugar de estar dando saltos entre adquirir y vender las acciones. De lo contrario, un inversionista corre el riesgo de estar fuera durante los días en que los rendimientos son muy positivos.

La Gráfica 2 ayuda a ilustrar este punto. Aquí se muestra el rendimiento compuesto anualizado del Índice S&P 500 que se remonta al 1990 e ilustra el impacto de perderse apenas un puñado de días de rendimientos fuertes. Las barras representan el crecimiento hipotético de $1,000 durante el período y muestran lo que sucedió si se perdió el mejor día durante el período y lo que sucedió si se perdió un puñado de los mejores días. Los datos muestran que estar fuera del mercado durante los mejores días habría resultado en rendimientos sustancialmente más bajos que los que el período total podía ofrecer.

grafica1

——————

grafica2

 

Conclusión

Si bien la volatilidad del mercado puede ser estresante para los inversionistas, reaccionar de manera emocional y cambiar las estrategias de inversión a largo plazo en respuesta a los descensos a corto plazo podría terminar siendo más dañino que beneficioso. Adherirse a un plan de inversión bien pensado, idealmente acordado y establecido previo a los períodos de volatilidad, hace posible que los inversionistas logren mantener la calma durante los períodos de incertidumbre a corto plazo.

El contenido de este material se proporciona únicamente con fines informativos y educativos y puede no aplicar en todas las situaciones. Su contenido no debe considerarse como un consejo de ningún tipo ni como una sugerencia para efectuar (o inhibir) cualquier acción en particular. La información y las descripciones generales que se incluyen están diseñadas para ayudarlo a comprender algunos de los factores que por lo general debe considerar al evaluar la relevancia de cualquier estrategia financiera. No incluye ni tiene en cuenta todos los factores que pueden ser relevantes para sus necesidades financieras individuales. Al proporcionar esta información, suponemos que usted puede evaluar esta información y ejercer su juicio independiente. Los productos y servicios de inversión son ofrecidos por Popular Securities, LLC, “broker/dealer” registrado, miembro del FINRA y SIPC. Popular Securities, LLC, es una subsidiaria de Popular, Inc. y una afiliada de Banco Popular de Puerto Rico. Popular Inc. y Banco Popular de Puerto Rico no son corredores de valores registrados. Los productos de inversión no están asegurados por el FDIC, no son depósitos ni obligaciones de, ni están garantizados por Banco Popular de Puerto Rico, sus afiliadas y/o subsidiarias; envuelven riesgo y pueden perder valor, incluyendo la pérdida del principal invertido.