Noticias y Orientación

Sin-título-1

Conoce a Desirée Maldonado, primera CPWA® certificada en Puerto Rico

Desirée Maldonado, CIMA®, CPWA®, CFP®: la primera CPWA certificada en Puerto Rico y una de los pocos asesores puertorriqueños que posee las tres certificaciones

Compartimos una entrevista realizada a Desirée Maldonado, consultora financiera en Popular Securities, LLC. Este perfil fue publicado originalmente en Investments & Wealth Monitor, una revista educativa bimensual para integrantes del Investments and Wealth Institute. A continuación, el artículo en su totalidad:

Investments & Wealth Monitor periódicamente publicará perfiles de asesores para celebrar la diversidad de nuestros integrantes. Nuestra industria está dominada por hombres y personas blancas, pero también hay muchos asesores exitosos que son mujeres y miembros de minorías. Aquí reseñamos a una de ellas.

 

I&WM: Usted tomó un camino diferente antes de convertirse en asesora financiera. ¿Puede compartir su trayecto? ¿Qué la llevo a desear trabajar como asesora financiera?

Maldonado: Muchas personas se sorprenden al enterarse de que tengo un bachillerato en artes, estudié ciencias políticas, y nunca tomé una clase de finanzas en la universidad. Aún recuerdo mi primera tarea en el grupo de consultoría de inversiones: organizar datos de fondos mutuos e información de prospectos. Luego de tomar notas de lo que mi supervisor esperaba de mi, abrí mi navegador de Internet y busqué “¿Qué es un fondo mutuo?”. Aunque todavía me río de esta experiencia; cuando recuento mi trayectoria, estoy orgullosa de cuán lejos he llegado y todo lo que he aprendido y crecido profesionalmente.

Comencé a trabajar en la industria financiera tan pronto me gradué de la universidad, pero no me desempeñe como consultora financiera hasta que cumplí 40 años. Comencé en un programa muy competitivo de asociados en gerencia en Banco Popular, lo cual me dio la oportunidad de explorar varias unidades de negocio dentro de una institución financiera, incluyendo la división de corretaje. Como parte del programa, trabajé en lo que hoy se conoce como Popular Securities Advisory Group y me enamoré del concepto de asesorar y ayudar a los clientes en todas las facetas de su bienestar financiero.  En este grupo estuve expuesta a planificación financiera y decidí que esta era la ruta profesional que quería seguir.

Pasé la segunda década de mi vida desarrollando una práctica como planificadora financiera a tiempo completo en Banco Popular y también obtuve mi credencial como Certified Financial Planner® (CFP®). Además, aprendí sobre el negocio de la banca privada, lo cual me ayudó a refinar mis habilidades como planificadora financiera para familias afluentes y a aumentar mis conocimientos sobre un concepto en desarrollo: el wealth management o manejo de caudal. Durante este tiempo obtuve experiencia gerencial al liderar un equipo de 15 planificadores financieros y banqueros privados. Además, obtuve mi certificación como Certified Private Wealth Advisor®. Fui la primera persona en alcanzar la certificación CPWA® en Puerto Rico y sigo siendo una de los pocos asesores en la isla que posee las tres credenciales: CIMA®, CPWA® y CFP®.

Siempre me ha apasionado aprender y retarme, así que decidí hacer un pequeño, pero significativo cambio de carrera y trabajar como consultora financiera a tiempo completo. Durante mis años en Banco Popular desarrollé una buena relación de trabajo con un consultor financiero en nuestra división de corretaje, Popular Securities, LLC, y en enero de 2017 me uní a él como consultora financiera responsable de implementar estrategias de inversión. Mi capacitación, educación y certificaciones me daban una ventaja, pero quedaba mucho por aprender. Durante los últimos dos años he tenido la suerte y el privilegio de aprender de mi socio, de añadir valor a nuestra práctica al ejecutar estrategias de planificación financiera y de trabajar directamente con clientes, implementando y supervisando sus planes de inversión y manejo de riesgos. Hemos desarrollado una exitosa práctica de asesoría y nuestra proyección es seguir creciendo. Aunque todavía hay muchas metas por alcanzar, he logrado lo que me propuse hacer cuando realice el cambio a en consultora financiera, aprendí y crecí profesionalmente y tuve el tiempo y la plataforma necesaria para fomentar el bienestar financiero de nuestros clientes.

I&WM: Como industria, necesitamos hacer un mejor trabajo reclutando mujeres y minorías. ¿Le fue difícil convertirse en asesora financiera? ¿Hay ventajas de ser una asesora financiera minoritaria?

Maldonado: Me describiría como una asesora financiera hispana, pero normalmente no me describiría como una asesora financiera minoritaria. Afortunadamente, antes de comenzar a viajar para completar programas de educación continua y de involucrarme en el Investments and Wealth Institute, nunca me había dado cuenta de que era una minoría. Vivo y trabajo en Puerto Rico, así que la mayoría, si no todos, los asesores con quienes interactúo hablan español y son puertorriqueños. He tenido muchísima suerte y siempre he tenido mujeres exitosas como modelos y mentoras. Mi madre, quien se jubiló recientemente, era una asesora financiera de renombre en el área institucional y un auténtico ejemplo de una mujer profesional exitosa y una madre excepcional. Incursioné en la carrera de la planificación financiera gracias a una compañera profesional que es CFP® y estoy rodeada de colegas exitosas, inclusive en Popular Securities, siempre ha habido mujeres entre los principales productores de la institución.

Cuando comencé a viajar por asuntos profesionales, comprendí cuán afortunada soy. Durante las primeras conferencias a las que asistí en los Estados Unidos me di cuenta de que menos de la mitad de las personas en la sala eran mujeres. En Wharton, durante mis clases para la certificación CIMA®, había otras tres o cuatro mujeres y según los datos demográficos de la Junta del CFP®, menos del 25 por ciento de quienes obtienen certificaciones de CFP® son mujeres. Esa fue una de las primeras preguntas que hice cuando fui nombrada presidenta de la Comisión de Certificación CPWA® y con ello descubrí que en enero de 2018 menos del 20 por ciento de los profesionales que poseen la certificación CPWA® son mujeres. Actualmente estoy consciente que la industria financiera está dominada por hombres y que es necesario que la cantidad de mujeres aumente drásticamente.

Lo mismo aplica para personas hispanas. El español es el segundo idioma más hablado en el mundo, pero pocos asesores lo hablan con verdadera fluidez. Hay muy poca información sobre finanzas personales, productos y estrategias de inversión disponible en español. Esta es un área de oportunidad para la industria, al igual que para Investments and Wealth Institute, desarrollar y publicar herramientas educativas en español tanto para los asesores como para los consumidores. La mayoría de nuestros clientes son bilingües y nuestra institución ha traducido documentos y divulgaciones al español, pero aún en Puerto Rico mucho del material escrito que le entregamos a los clientes sólo está disponible en inglés. Como asesores bilingües somos capaces de explicar y analizar todo en español, lo cual es una gran ventaja competitiva.

He tenido dificultades durante mi carrera, pero nunca me he sentido limitada por ser mujer o porque pertenezco a una minoría. Mi mayor reto es el tiempo, un reto que entiendo resultaría familiar para cualquier profesional que desee equilibrar familia y profesión. El tiempo es nuestro recurso más preciado, pero es limitado. Tengo un hijo y dos hijastros y estar presente en sus vidas siempre ha sido una de mis prioridades. Querer ser buena madre y tener una carrera exitosa es estresante y algunos días siento que no estoy haciendo nada bien.

Ser una asesora preparada, educada, mujer y que habla español ciertamente tiene sus ventajas. Las mujeres están cada vez más involucradas en el manejo de sus finanzas, el español es el segundo idioma más hablado en los Estados Unidos y creo que a los clientes les gusta trabajar con asesores que hablen su mismo idioma, que comparten su cultura y que entienden los retos de sus realidades personales, cualesquiera que sean.

I&WM: Usted vive y trabaja en Puerto Rico. ¿Cómo es su base de clientes (individuos, dueños de negocios, instituciones, etc.)? ¿Qué tipo de retos específicos enfrenta usted en Puerto Rico?

Maldonado: Sí, vivo y trabajo en Puerto Rico y la mayoría de nuestros clientes también viven en Puerto Rico. En su mayoría manejamos cuentas de individuos y familias, pero entre nuestros principales clientes hay dueños de negocios y ejecutivos. Manejamos fideicomisos y corporaciones de responsabilidad limitada, pero la mayoría de ellas responden a oportunidades de planificación que hemos identificado. Tenemos algunas cuentas de retiro, pero los cambios en regulación han hecho que estas cuentas sean más difíciles de manejar. Creemos que los clientes deben ser atendidos de la manera que mejor atienda a sus necesidades, tomando en consideración el costo, los servicios prestados, la administración y sus preferencias personales, por lo cual tenemos cuentas en base a honorarios y cuentas transaccionales o basadas en comisiones.;

La industria financiera se está volviendo cada vez más competitiva y exige más de los asesores: más educación, más certificaciones, más servicios, más tiempo. Nuestro modelo de negocio brinda a los clientes una amplia gama de servicios de wealth management, incluyendo manejar sus inversiones, sus necesidades de seguro e identificar oportunidades de planificación. Adoptamos un enfoque basado en el trabajo en equipo y continuamente nos asociamos con otros profesionales, como banqueros privados, abogados y contadores para asegurarnos de que las necesidades financieras de nuestros clientes se satisfagan de manera coordinada y disciplinada.

Un reto que enfrento es acceso a educación continua y a estrategias de negocio. Educarnos continuamente es la única forma de asegurarnos que cumplimos con las expectativas de nuestros clientes y con nuestro deber fiduciario, pero por lo general, tenemos que viajar para obtener dicha educación. Por viajar, me refiero a asumir los gastos de avión, hotel y estadía, muchas veces por más de un día, lo que puede ser costoso y no siempre es posible. Si hubiera más oportunidades de educación continua en la isla, ello representaría un gran valor para la comunidad de asesores financieros y para los clientes en Puerto Rico.

Para mí, haber tenido acceso a educación y haber invertido el tiempo y el dinero en obtener credenciales ha sido una gran ventaja. La educación avanzada me ha dado las destrezas necesarias, así como la confianza para desarrollar mi carrera y mis negocios. La educación me ha abierto puertas, incluyendo el privilegio de fungir como mentora y servir de ejemplo. Uno de los mayores beneficios que he recibido al participar activamente en el Investments and Wealth Institute es el tener acceso a información sobre las mejores prácticas de la industria, el software, los servicios ofrecidos y las tendencias del mercado.

I&WM: ¿Qué consejo le daría a otros integrantes de minorías que están considerando ingresar a la industria de los servicios financieros?

Maldonado: Para trabajar como asesor financiero es esencial tener pasión por el servicio. Los productos de inversión están disponibles en todas partes; el tiempo que le dediquen a sus clientes es lo que va a hacer la diferencia. Debe estar dispuesto a educarse continuamente para servir mejor a sus clientes. Es importante que se familiarice con temas relacionados a contribución sobre ingresos, planificación sucesoral, estrategias de fideicomiso, productos bancarios y de seguros, ya que todos estos asuntos son importantes para sus clientes. Aprenda lo suficiente como para convertirse en un recurso para su cliente, y en la medida que sea posible, rodéese con expertos en las diferentes áreas para que pueda ofrecer un equipo de profesionales que trabajen juntos para el bienestar común de sus clientes. Sea agradecido, el hecho de que sus clientes compartan sus metas, sueños y necesidades con usted es un privilegio, al igual que le confíen su información financiera.

En cuanto a las minorías, es necesario contar con asesores financieros que hablen otros idiomas con fluidez, que puedan expresar las metas y los objetivos de inversión, que sean capaces de explicar los riesgos y los beneficios y que puedan formular planes financieros abarcadores en el idioma que el cliente domina. Traiga sus propias experiencias, vivencias y pasiones a la relación asesor-cliente. Aproveche todo lo que lo hace único a usted y utilícelo para servir mejor a sus clientes.

I&WM: Usted ha estado involucrada en la Comisión CPWA / Wealth Management. ¿Cómo la ayudó a crecer profesionalmente su participación en el Investments and Wealth Institute? ¿Cómo ha ayudado a hacer que su práctica crezca?

Maldonado: Obtuve mi certificación CPWA® en julio de 2011. Desde el momento en que entregué mi examen supe que quería ayudar a desarrollar conciencia sobre el conocimiento que se comparte en este proceso de certificación y conocer a las personas que habían desarrollado un currículo tan completo.

Al ofrecerme como voluntaria, tuve la suerte de ser nombrada miembro de la Junta del Comité de Wealth Management, ahora conocida como la Comisión de Wealth Management. Actualmente, tengo el privilegio de dirigir la Comisión, lo que me ayudó a obtener perspectiva sobre la prioridad que tiene que los candidatos reciban una experiencia excepcional de certificación en el modelo de negocio del Investments and Wealth Institute. Como presidenta de la Comisión, también he adquirido mejor entendimiento de los retos que enfrentan las diferentes personas que componen la comunidad financiera que el instituto atiende.

He estado asistiendo a eventos del Investments & Wealth Institute desde 2004, justo antes de obtener mi certificación CIMA®. Siempre me ha impresionado la calidad de las conferencias, las presentaciones, el material y, en especial, el empeño en proporcionar experiencias educativas de primera clase, y no de promocionar productos, manejadores o servicios a una multitud de asesores. Disfruté asistir a clases en el Executive Education en Wharton School y en Chicago Booth School of Business. Cuando tuve la oportunidad de combinar el conocimiento obtenido durante el proceso del CIMA® y del CFP® cambió mi perspectiva sobre cómo un asesor financiero puede apoyar a un cliente. De todas mis certificaciones profesionales, la CPWA® es mi favorita. Creo que la certificación CPWA® permite que los asesores financieros implementen soluciones de wealth management para los clientes tomando en cuenta los impuestos, los planes de herencia y las metas familiares. Comprender estrategias comprensivas de planificación financiera nos permite concentrarnos en lo que es importante para nuestros clientes: desarrollar estrategias y relaciones a largo plazo en vez de enfocarnos en la próxima idea en boga.

Los materiales desarrollados por el Investments and Wealth Institute u ofrecidos como parte del proceso de certificación han sido de continuo valor para el desarrollo del ofrecimiento a nuestros clientes. Las certificaciones me han dado reconocimiento en la industria y conocimientos sobre ella, me han abierto puertas a nivel profesional, me permitieron hacer presentaciones en varias conferencias y fueron la clave para hacer una transición exitosa al campo de la asesoría. Estar certificada me ha brindado el privilegio de influir en los colegas para que se comprometan a hacer de la educación continua una prioridad.

Ser parte de la Comisión hizo posible que conociera a los exitosos asesores y educadores que participan en el proceso CPWA®, pero también me abrió la puerta para interactuar con los asesores involucrados en varios comités del Investments and Wealth Institute, una oportunidad invaluable para mí. En esta industria competitiva no es fácil conseguir la educación, las ideas de mejores prácticas, estrategias para hacer crecer el negocio y formas creativas para satisfacer mejor las necesidades de los clientes. Pero en cualquier capacidad voluntaria en la que participo del instituto, los líderes de la industria, los asesores, los suplidores y los educadores comparten libremente esta información.

Mis diferentes interacciones con el Investments and Wealth Institute me han inspirado a convertirme en una mejor profesional y me han dado la confianza para hacer crecer mi negocio y formar un equipo que figura entre los principales productores de mi firma. Soy consciente de que me estoy acercando rápidamente al límite de tiempo que puedo ser voluntaria en la Comisión CPWA, pero espero explorar otras formas en las que pueda seguir contribuyendo, participar y mantenerme conectada con el Instituto, al igual que con los increíbles profesionales que trabajan y son voluntarios allí.

Para comunicarse con Desiree Maldonado, CIMA®, CPWA®, CFP®, escriba a: desiree.maldonado@popular.com.